Diseño y éxito empresarial

Diseño y éxito empresarial

La influencia del diseño en el éxito o fracaso de una empresa es difícil de medir, pero lo que sí es determinante es que aporta un valor añadido que no se debe medir exclusivamente en términos monetarios, y que sí se nota en términos de valor de marca y calidad.

En Inglaterra el diseño se considera una parte muy importante de la creación de productos. El Libro blanco de la Competitividad para usar eficazmente el diseño es un ejemplo de este compromiso. Ellos saben que el diseño influye en el aumento de ventas, ingresos y beneficios de la empresa que lo valora.

El diseño apoya el valor añadido que ofrece en dos pilares: Innovación e identidad. Innovar es cambiar, modificar, renovar… en cualquier contexto de la empresa. La innovación engloba al diseño, y podemos hablar de dos tipos: innovación incremental (gradual en la mejora a largo plazo) e innovación de avance o radical (produce un cambio en la empresa que requiere procesos de adaptación para que resulte eficaz).

El diseño influye en los factores relacionados con la identidad y personalidad de una empresa. El diseñador ejerce el papel de creador de símbolos e imágenes en los que se ven representados los valores de una marca.

La imagen corporativa es un factor principal en la creación de marca, es como el ADN de una empresa y esta identidad se refleja principalmente en el posicionamiento, la personalidad y difusión de la marca. Es imprescindible tener en cuenta y analizar la experiencia del usuario con la marca, antes, durante y tras la compra. Una vez entendida, es necesario traducirla en un proyecto de diseño: productos, presentación, publicidad, interiores y demás. Siempre se tendrá que tener en cuenta que un negocio se basa en la experiencia total.

 

3.iHEARTny4.camper_soho_00